Una Verdadera Amistad


Una verdadera amistad, son dos almas que se reconocen y logran hablar el mismo idioma.
De aquí se desprende que, un individuo a lo largo de su vida llega a ser muy afortunado, si logra encontrar un solo amigo.
Lo más usual es tener conocidos, los cuales rara vez llegan a ser amigos.
Lo que diferencia un conocido de un amigo, es el vínculo y la magnitud.
El vínculo es el punto de unión entre ambos, lo que comparten y/o viven juntos y por ende lo que alimenta a la amistad.
La magnitud es la profundidad que se llega a compartir el vínculo.
Esta puede ser superficial, intelectual/ mental o emocional; son grados que se profundiza una amistad.
Pero por sobre todos estos escalones de amistad, está la verdadera amistad o amigos del ALMA, no es mental/intelectual, ni física como tampoco emocional y es atemporal.
¿Como es posible? que mis sentimientos estén tan arraigados a una persona que apenas conocí y por poco tiempo.
Pues el alma no entiende de razonamientos, no acumula sus experiencias por el tiempo trascurrido, sino por la intensidad de los hechos y vivencias.
Un solo instante para el alma podría ser una eternidad en tiempo, sentires y vivencias para nuestro cuerpo físico.

 

¿Cuál es el tamaño de una amistad?

Dice Carlos – Que buen amigo es Juan.
Dice Vicente – Si, es cierto ¿es tu mejor amigo?
Dice Carlos – No, considero a Pedro mi mejor amigo él compartió mucho tiempo en mi vida. Pero es curioso las cosas más intimas solo las hablo con María, con ella hay ese acercamiento. Claro que para divertirme no cambio a Tito, los domingos en la cancha de Boca la pasamos excelente.
Dice Vicente – Que punto difícil el de la amistad, por un lado queramos o no la medimos y paralelamente todos son círculos de amigos.
Para vos ¿cual es el tamaño de la amistad?
Dice Carlos – ¿Tamaño? ¿Como se puede medir?
Dice Vicente – Si lo que une a ese amigo es algo superficial, esa amistad cubre lo externo, no penetra; en cambio si lo que se comparte es trascendentalmente profundo esa amistad puede soportar mayores pruebas.
Si lo que me une a un amigo es un vaso de vino en una mesa de café, esa amistad podrá ser del tamaño de la copa.
En cambio si el punto de compromiso es el trabajar por el bienestar de la humanidad es posible que la magnitud de esa amistad sea como el propio planeta.
Un sabio dijo: “El punto que une a un amigo, determina el tamaño de esa amistad”

 

Dario Tursarkisian
Fundador de La Universidad del Alma
Investigador histórico – científico – espiritual
Instructor metafísica universal