Jericó / Palestina


Denominación: Antigua Ciudad de Jerico

Ubicación: Paletina, Cisjordania

Complejo General

Jericó es una antigua ciudad situada en Cisjordania, cerca del río Jordán, en Palestina.
Los hallazgos arqueológicos de esta ciudad cananea demuestran que se edificó hace más de diez mil años.

CI337 04 Jerico 18

Antigüeda: 10.000 a.C.

Descripción

Registros: es considerada la ciudad más antigua del mundo, su población más o menos continua data del 9000 a. C. (o incluso antes) hasta el 1500 a. C.
Estos pueblos pertenecieron, aproximadamente, a diez culturas diferentes.
En los años posteriores se fueron edificando distintos tipos de casas e incluso aún existen torres y murallas que fueron construidas unas encimas de otras a través de las generaciones de las diferentes épocas.

Jericó tuvo muchas murallas construidas y reconstruidas unas sobre los restos de las otras: tal envergadura de trabajo se puede entender únicamente con una cooperación comunitaria bien determinada.
Lo que hay que comprender de estas construcciones y sus mentores es que las primeras obras que se registran cerca del 8000 a. C. no eran simples y vulgares edificaciones de poca envergadura o baja calidad, sino sólidas estructuras con grandes bloques de piedra traídos de otros lados y asentados sin mortero ni argamasa, lo que conlleva a una mayor precisión en todo el trabajo de corte y ensamblado, en muchos casos, con paredes de unos dos metros de espesor.
Hay murallas que tienen bases de siete metros que datan del 8000 a. C. y que sostienen a otras de unos dos metros de altura, del 6000 a. C. Es posible que éste fuera el primer muro de tipo urbano.

Según los registros del Antiguo Testamento es la primera ciudad atacada por los israelitas, con la especial característica de que cayeron sus contenciones con el sonar de las trompetas.
La sorpresa es que Josué condujo a los israelitas a Palestina hacia el año 1500 a.C. y las murallas datadas marcan el 7500 a. C.
Hay otra muralla también datada en el 8000 a. C. que aunque está compuesta por piedras más reducidas presenta una mejor calidad de construcción, su altura en ciertos lugares alcanza los siete metros y lo más destacado son sus cimientos a una profundidad de diecisiete metros bajo el suelo.
Por otro lado, en el exterior de los cimientos sus constructores penetraron en la roca sólida y cavaron un pozo de tres metros de profundidad y nueve de ancho.
Sin duda, es un enigma cómo realizaron estas excavaciones y las respectivas construcciones, casi imposibles para los pocos habitantes que se calcula que pudiera tener Jericó, aproximadamente, 2.500 individuos. Esta población tuvo que trasladar las rocas del lecho del río, construir las murallas y luego excavar el tremendo foso: cómo, nadie lo sabe.
Pero aún queda lo más inexplicable y llamativo, que es una sólida torre de piedra ubicada en la parte inferior de la muralla con dimensiones gigantescas: su diámetro es de diez metros y la altura de igual magnitud.
Hoy está semidestruida (se entiende que pudo tener hasta quince metros). En su interior desciende una escalera, de cuidadosa construcción, hasta el fondo mismo del pozo e incluso más ya que se introduce unos veinte metros bajo los escombros de la construcción.
Alrededor de la torre y siguiendo la muralla, se encuentra un canal de cincuenta centímetros de profundidad en el que se encontró barro y por lo tanto, se cree que muy posiblemente fue utilizado para el paso de agua.

Estas construcciones que se calculan que son del 7000 a. C. son obviamente obras fuera de su época.
En un principio, las construcciones de Jericó eran ubicadas en forma de altar, en un sector elevado y diferenciado del resto del terreno ocupado.
Luego, en una segunda etapa, se comenzaron a montar casas redondas de ladrillos de barro. Estas edificaciones estaban cercadas por un foso y una muralla de tres metros con torres de piedra de unos nueve metros de altura cada una y a cierta distancia una de otra.
Ya en etapas posteriores, aproximadamente en el 7500 a. C., las viviendas eran de forma rectangular, incluso el conjunto de sus paredes y el propio suelo.
Además de por sus adelantos arquitectónicos, Jericó se caracterizó por ser una de las primeras comunidades agrícolas conocidas con cultivo de plantas, trigo, cebada, legumbres.
Acompañados en sus trabajos por animales domesticados en una tierra fértil y de un clima casi de continua primavera, existen pruebas de que los pobladores también se alimentaban de carne de cabra, jabalí y ganado.

 


Visor de Imágenes

[easingslider id=”4814″]


Más información

Wikipedia: Más información en Wikipedia

YouTube:


Mapa Orientativo de la 11 Divisiones Gegraficas para el estudio de las Construcciones Imposibles

CI33 Mapa Construcciones Imposibles 11 Divisiones Geograficas

Dario Tursarkisian
Fundador Universidad del Alma
Investigador histórico – científico – espiritual
Instructor metafísica universal


Construcciones imposibles o fuera de época – Tipos y Glosario – OOPart – Nuestra postura y Consideraciones